El surgimiento de los faros en Chile se debe a dos factores fundamentales: sus 4200 km de costa accidentada y el compromiso de las autoridades del país para crear las condiciones necesarias de seguridad para la navegación en este contexto geográfico.
En el primer caso, es necesario recordar que más de un tercio del litoral chileno está  constituido por un vasto archipiélago que consta de unas 5000 islas las cuales  forman una red compleja de canales con bajos, requeríos y pasos estrechos. Esto hace que la señalización marítima sea de vital importancia en esta zona.

Por otra parte, se debe apreciar la monumental obra que se ha llevado a cabo con los medios disponibles, con grandes esfuerzos, como en el caso de los faros construidos en la zona más austral del país, donde el estado del mar y las inclementes condiciones meteorológicas hacen especialmente difícil este tipo de trabajo.

   
 
Powered by Reduam